¿Cuándo hacer publicidad online?

Responder a esta pregunta no es una tarea fácil porque como todo en esta vida depende. ¿De qué depende? Entre mis clientes habituales suelo tratar de inculcarles la cultura del crecimiento exponencial y es que a veces merece la pena asentar las bases para alcanzar el éxito a medio y largo plazo.

En primer lugar  debemos de confeccionar un plan. No vale un plan cualquiera, debemos de tener el plan de los planes. Áquel que incluya a medio y largo plazo todas las acciones que llevará a cabo la empresa. De poco servirá si empezamos con publicidad pagada si hay errores de base como puede ser:

Ubicación del local y diseño del mismo, nombre comercial, Identidad visual corporativa, etc. La ferretería de Paco está muy bien en el barrio pero el quiere vender en internet y no sabe muy bien como hacerlo. Bueno en su caso trabajaremos en el packaging, servicio de entrega y por supuesto la confección de un tienda online limpia, clara y visualmente atractiva. Y eso sólo es una pequeña parte de todo el despliegue comercial que tiene previsto.

Si la casa la tenemos arreglada y adecentada ahora podemos empezar a planificar otro tipo de estrategias. Otra de mis recomendaciones antes de salir al mundo online son las relaciones comerciales. Debes de contar con asesoramiento profesional y especializado ya que los amigos están muy bien cuando te dicen que tu idea es fantástica. Lo último que quieren es discutir contigo y el trabajo del asesor no es dañar tus sentimientos sino más bien aconsejar.

Del mismo modo sucede con los proveedores, ellos quieren vender ¡No lo dudes! Sin embargo saben que en el mercado hay cientos como ellos y escucharles puede ser muy importante para conocer como se están moviendo tus competidores. Al fin y al cabo trata con ellos de algún modo u otro.

¿A qué aspiras? Si te estás comparando con una gran marca, o tienes cierta envidia de cómo lo está haciendo tu competidor. Investiguemos elaborando un Plan de marketing y de comunicación. Es ahí donde nos fijaremos objetivos y metas concretas y podremos empezar a plantearnos en que medio queremos movernos.

¿Que somos? Los más caros, los más baratos, ¿ofrecemos más o menos calidad? En cualquier caso tendremos que copar un nicho de mercado que no este excesivamente saturado y podamos diferenciarnos con mayor facilidad del resto.

A lo largo de estas líneas no hemos empleado todavía los términos SEO, SEM, Addwords, Google Analytics ¿Porqué? Quizá porque si no somos capaces de contestar preguntar de base tan sencillas como cuál es mi publico objetivo, todavía no estamos preparados para salir al mundo online.

Las posibilidades que nos ofrece la red son infinitas y cada vez más podemos acercarnos más a nuestras audiencias. El consumidor cada vez nos exige más y crear contenidos efectivos se convierte en sinónimo de contenidos de calidad. Ahí el branded content se convierte en nuestro aliado.

El escaparatismo la tendencia que no puedes dejar de lado

Prácticamente recién llegado de la ciudad de Bérgamo no he podido evitar sentarme en mi escritorio para dar a conocer al mundo las sensaciones vividas en la ciudad. Como bien es sabido los beneficios de viajar son infinitos, mejoran física y psíquicamente el bienestar humano pero si ya te dedicas al mundo de la comunicación y publicidad, escapar de la rutina hace que vuelvas a casa con un saco cargado de creatividad y de regalos para tu clientes.

Estos “regalos” no deben traducirse en propuestas de un elevado presupuesto. Como he dicho en anteriores ocasiones y debo recurrir a este planteamiento, da igual si eres una pequeña o gran empresa; si de verdad quieres hacer las cosas bien puedes hacerlo por muy poco. Y comento todo esto porque desde que aterricé en la ciudad, se podía respirar un auténtico clima navideño y es de obligado cumplimiento compartirlo con todas las personas que quieran tratar de aumentar su notoriedad en redes sociales.

12342749_550115138474999_5572289813169616485_n

Constantemente clientes me preguntan sobre cuál es la fórmula para conseguir el éxito y la respuesta en general siempre suele ser la misma. No existe una formula para triunfar, lo que si sabemos es que se debe tener es la capacidad para adaptarnos rápidamente a los cambios del entorno.

Con lo vivido esta semana en Bergamo y Milán he podido sacar una lectura que a priori la mayoría de comercios en España deberían aplicar. No es de locos pensar que cuando vemos algo bonito lo queramos compartir con el resto. Las vacaciones se convierten en el momento ideal para fotografiar tus experiencias, hacernos un par de selfies y exprimir al máximo las horas de relax. Pero dentro de todo esto, ¿Qué es lo que nos lleva a fotografiar los escaparates de los sitios que visitamos? Esta conducta responderá seguramente a aspectos psicosociales que investigadores y marketeros estarán teniendo muy en cuenta.

Por mi parte he hecho mi propia lectura y creo que el clima festivo-navideño no venía dado por unas temperaturas gélidas que también; más bien se respiraba en la decoración que aplicaban todos los negocios en sus escaparates y cuando digo todos me refiero a que daba igual la calle en la que te adentrases.

Captura de pantalla 2015-12-18 a la(s) 23.55.14Captura de pantalla 2015-12-18 a la(s) 23.55.2710408801_550115005141679_5934604106927528579_n

El escaparatismo es la carta de presentación de un negocio y el simple hecho de sentir la necesidad imperiosa de fotografiarlo y subirlo a tus perfiles sociales, es lo que hace que nos debamos plantear la necesidad de extender esta costumbre al territorio nacional. Cuando en una calle cientos de personas hacen cola para fotografiar un escaparate debe saltarnos una alerta a tener en cuenta, pero si además en la otra mano van cargados con bolsas de regalos, es que algo nos estamos perdiendo.